mis amados lectores

viernes, 15 de julio de 2011

Ultimo capitulo de jugando con el destino!!!

Ccon Emmett nos mirábamos sin saber que hacer, todavía sentía un nudo en la garganta, a pesar de que Jacob fue el primero en la vida sexual de bella, su eterno enamorado, aquel que posiblemente hubiera arruinado mis planes con bella por haberle dicho la verdad... era tan solo un muchacho con sangre un humano ¡apenas tenia dieciséis años!
Los lobos aullaban de agonía, me tranquilizaba saber que ellos conocían la verdad. Ya que Jacob se los trasmitía hasta el último momento en que estuvo en fase, ellos estaban de acuerdo conmigo, Jacob debió de haber atacado a la niña primero.
Nos quedamos mucho rato ahí, mirando el cuerpo inerte de Jacob hasta que llego Jasper que quedo al igual de perplejo que nosotros, nos informo que con Carlisle habían acabado con los dos vampiros que habían matado a Jacob.
Tome a Jacob en silesio, tenia que llevarlo a su manada. Nos reuniríamos al centro de bosque donde ya todos estaban como humanos. Deje delicadamente a Jacob en el suelo mientras todos sus hermanos de manada lloraban su muerte.

Pov bella
Estaba desesperada, mi mente era un torbellino de pensamientos ¿dónde habían ido Edward y Jacob? ¿Sé habían peleado, en el caso que no que había pasado? ¿Por qué llego Alice? ¿Es que acaso estábamos en peligro? Pero ¿De quien? ¿Estaría bien Edward? ¿Por qué Alice no me decía nada? Solo se mostraba muy concentrada, quizás viendo algo, o oyendo lo más posible ¿Pero que?
Alice recibió una llamada telefónica al parecer era de Jasper, al cortar Alice suspiro aliviada.
-         ¿Qué paso? – Pregunte desesperada.
-         Amm... - Alice sé veía dudosa- no se si debo contarte mejor espera a que lo haga Edward, lo único que te puedo decir es que salió todo bien- no me iba a poner a discutir, estaba demasiado, ansiosa.
-         ¿Dónde están?
-         Eso si te puedo responder, se encuentran en el medio del bosque- se quedo pensativa un instante- Jasper estaba muy raro, podría apostar mi don a que me estaba ocultando la verdad. Se encuentran con los quileutes por eso no puedo ver nada- suspiro frustrada.
-         ¿No puedes ver?- estaba sorprendida- ¿que es los quileutes? – Sé mordió el labio.
-         Verdad que tú no recuerdas...
-         ¿Recordar que?
-         Amm...
-         Alice llévame allí, si ya paso el peligro no hay nada que temer- Alice se lo quedo pensando- además tu quieres saber que le pasa a Jasper, eso de que te oculto algo... además no encuentro nada de malo en que me lleves... – me miro con los ojos entrecerrados.
-         Tu si que sabes como jugar tus cartas- me sonrió y le devolví la sonrisa. Me tomo en brazos y hecho a correr en el bosque, ya no me daba tanto vértigo como antes. En pocos minutos estuvimos en un pequeño sitio donde se escuchaban llantos, mire espantada a Alice igual que ella a mí.
-         Es mejor que te saque de aquí- sentencio
-         Estas loca. Necesito ver que pasa. Sin mas baje de su espalda pero no paso ni un segundo y Edward estaba frente mío, parecía espantado.
-         ¿qué haces aquí?- pregunto aterrorizado.
-         ¿Qué pasa?
-         Lo siento Edward- se disculpo Alice- yo no sabia... yo... yo. – Edward no le hiso caso.
-         Tengo que sacarte de aquí- me dijo.
-         No- insistí- quiero saber que pasa. - En ese momento se acerco un hombre alto, fornido, de tez morena. Me parecía haberlo visto alguna vez pero ¿dónde?
-         Es mejor que Bella sepa lo que paso, eso es lo que hubiera querido Jacob- se me revolvió el estomago.
-         ¿Qué le paso Jacob? – nadie me respondió y el silencio se me antojo mal augurio.

Corrí, hacia el círculo donde había varias personas que no conocía. Mi corazón latía como un torbellino.
Al acercarme mi mundo se callo en sima. Jacob estaba desnudo, pálido y sangriento, con los ojos cerrados y la boca ligeramente abierta.
Mi cabeza comenzó a dar vueltas e imágenes se insertaron en mi mente.
Un bosque, Edward diciéndome que no me amaba que me abandonaba. Mi corazón dolía. Estaba tirada en el bosque sin siquiera ser capaz de levantar un musculo, me encontró san y ahora recordaba... todos los meses pasados, cuando volví a buscar Jacob para que me ayudara con unas motocicletas ya que era la única forma en que pudiera escuchar a Edward en mi cabeza, risas, juegos, burlas, enojos. Sentía, sabia, y recordaba a Jacob como mi mejor amigo...
Recordé nítidamente la noche en que Jacob entro en mi cierto, las sensación a besarlo, el placer que sentí cuando me hiso suya, recordé cuando vimos a Edward parado en la ventana mirándonos luego de haber hecho el amor. Recuerdo lo arrepentida que estaba, y lo mal que trate a Jacob, lo feliz que me sentí cuando todo lo quedo aclarado. La discusión con Charlie, lo dispuesta que estaba al irme de casa. Como Charlie me zamarreo y perdí el equilibrio. Seguramente fue allí donde tuve el accidente, y perdí esos recuerdos de mi memoria... Jack tenia razón Edward me había mentido en confabulación con Charlie, me había hecho creer que todos esos meses de soledad el estuvo conmigo... ¡Que tonta me sentía! Pero eso no era lo más importante. Jack estaba a mis pies muerto. Lagrimas cayeron por mis ojos a montones. Sentí que alguien me tomaba de los hombros sujetándome como un signo de consolación. Mire y era Edward.

-         ¡¡suéltame!!- me miro asustado como todos, yo estaba histérica- ¡Mentiroso, me mentiste todo este tiempo, lograste que hiciera el idiota!- Edward estaba espantado al parecer se había dado cuenta de lo que hablaba- oh si, lo recuerdo todo- no quise gastar mas tiempo en el. me gire a ver a Jacob, me arrodille a su lado e hice caso omiso a la sangre y a Edward que me llamaba rogándome. Llore, llore como nunca. La atracción que sentía por el había desaparecido, pero el era mi mejor amigo, mi sol, mi salva vidas, mi pañuelo de lagrimas. Era todo para mí. No lo podía creer. – Jake... – gemí llena de dolor- por favor despierta. Jake vamos a andar en moto, ¡Jake!- lo sacudí al ver que no despertaba, sabia que era inútil pero tenia que hacer algo! – Por favor Jacob no me hagas esto, eres mi mejor amigo, mi sol... Jake.- pero ¿qué había pasado? Como respuesta llego a mi mente la imagen de Edward atacándolo, lanzándolo contra la ventana luego corriendo tras del en el bosque... – me volví furiosa, en el fondo no lo creía posible pero el sentido común esta vez no estaba de mi parte. Mire a Edward a los ojos.
-         Tu fuiste- susurre despacio, Edward me miro espantado, con los ojos abiertos de par en par, mientras me fije como Alice se tapaba la boca con ambas manos.
-         Bella... – la voz de Edward salió lastimada, me dolió a mí de la misma forma pero estaba fuera de control.
-         ¡Querías matarlo! Lo acorralaste a fuera de la casa, después lo seguiste por el bosque ¡¡querías matarlo por que intento decirme la verdad que tu no fuiste capaz de decir!!
-         Bella, no mi amor, no, por favor, no pienses eso, no fui yo te lo juro que no.- lo mire con rencor.
-         ¿Cómo piensas que té creeré cuando me metiste? ¡y no me digas amor! ¡Yo no soy tu amor!- eso ya era demasiado ¿qué me pasaba? El dolor en los ojos de Edward era tangible. Mi pecho no aguataba, sentía que el corazón no reaccionaba, me faltaba el aire, Edward se intento acercarse al ver que me empezaba a tambalear, pero alce una mano denegándole el acceso, fue Alice quien me recibió en sus brazos cuando todo se volvió oscuro...

Pov Edward.
No lo podía creer que me acusara de la muerte de Jacob, o sea la entendía en el sentido que le había mentido, podía gritarme golpearme, aunque no causaran dolor, pero ella me conocía, sabia que yo no seria capaz... mi alma se partió no en dos ni en cuatro pedazos si no en miles de fragmentos, me quemaba el pecho, parecía incapaz de respirar. Tanta emoción contenida, rabia, gritos dolor fue el colmo para ella que se comenzó a tambalear quise ayudarla pero me lo impidió gracias a dios Alice la sujeto antes que cayera al piso. Nos quedamos todos mudos, Alice me miraba y en su mente me echaba la culpa de todo menos la muerte de Jake.
-         es mejor que la llevemos a su casa- Alice fue la primera que hablo- solo asentí no tenia fuerzas para nada.
-         Vallan tranquilos, nosotros nos ocuparemos de Jake, gracias por intentar salvarlo- a Sam se le escapo una lagrima- si quieres nosotros le contaremos a bella que no fuiste tu el culpable de su muerte.
-         Gracias Sam- esta vez si creía que necesitaba de mucha ayuda. Nos estrellamos las manos y cada uno partió a su destino.

Alice no me dijo nada durante todo el camino, no salió palabra alguna ni de los labios de Emmett ni Jasper. Dejaron a bella en su casa, y se marcharon, a dar las malas noticias a la familia.
Mire a bella acostada en su cama. Sentía un nudo en el pecho. Su frase ¡y no me digas amor! ¡Yo no soy tu amor! Daba  vueltas en mi cabeza insistentemente. Tenia pavor de perderla... no me podía imaginar una vida sin ella.
Me asuste cuando sé removió inquieta, sentía que el fin llegaba, mi fin. Me aleje lo más posible de su posición, comprendía que apenas despertara mi persona era lo ultimo que quería ver.
Abrió los ojos lentamente y se quedo mirando el techo por un momento para mi interminable. Comenzaron a salir lágrimas incesantes por sus ojos. Se tapo la cara con las dos manos, en ese momento yo era un manojo de nervios.
-         dios mío ¿qué hice?- susurro entre sus manos. Decidí hablar necesitaba arreglar aunque sea un poco el desastre que estaba.
-         Bella- la llame. Ella quito las  manos de su rostro inmediatamente para que sus ojos se fijaran en mí, para luego llenarse de más lagrimas. No pude evitar acercarme a ella, verla así era la peor agonía.
-         Edward, por favor perdóname- me sorprendió que fuera ella quien pidiera perdón.
-         ¿Por qué me pides perdón si yo fui el que te mentí?
-         Si se pero... pero... te acuse de la muerte de Jake- agarro mi rostro entre sus manos- se que tu serias incapaz de hacer semejante cosa, lo siento mucho, no se que me paso, estaba en shock- fue tanto el alivio de escuchar esas palabras que por un momento quise sonreír, pero sabia que no era el momento.
-         Bella yo te entiendo, te mente por tu bien, y soy el que tiene que aspirar al perdón, te mente y engañe dos veces creyendo que era lo mejor, perdóname vida mía... te juro que hare lo que me pidas- bella lo pensó un instantes.
-         Bueno tengo algunos puntos.
-         Dímelos, lo que sea.
-         Amm... primero quiero que me jures no mentirme jamás, ni aunque de eso dependa mi vida- lo pensé un instante, sabia que el ejemplo dado por Bella era exagerado.
-         ¡Te lo juro! ¡Te lo prometo vida mía! – le dije eufórico besando las palmas de sus manos que aun seguían reposadas en mis mejillas. – ella soltó una risa angelical... se veía tan hermosa... solo dios sabia cuanto la amaba.
-         Espera falta la segunda y la tercera- espere- la segunda es que tu también me perdones a mi, o si no hay perdón para ninguno de los dos.
-         Pero es que no hay nada que perdonarte- le dije perplejo- se cruzo de brazos aparentemente enojada…- ok, ok, me rindo te perdono.
-         Y tercero… quiero que me cuentes exactamente lo que paso.

*o*

Bella lloraba desconsoladamente en mi regazo luego de haberle dicho todo lo que había ocurrido. Juraba que había sido su culpa, que Jacob había dado su vida por protegerla. Yo le repetía que no era así, que Jacob estaba cumpliendo su trabajo, el de proteger su tribu esa era su misión desde que prácticamente nació.
Pasaron horas y bella aun lloraba… mejor, tenía que sacar todo ese dolor, limpiar su alma.
Cuando ya amaneció bella estaba tranquila, ya ni siquiera sollozaba.

-         Lo querías mucho ¿No?- el comentario me salió mas mordaz de lo que pretendía.  Pero no era mi intención. Bella me mira apenada
-         Como un gran amigo si, pero no como hombre… yo, es que… no se… Edward yo te amo, se que me entregue a el pero no se por que, si quieres abandonarme lo entenderé, pero de verdad tu eres el único en mi corazón, en ese momento yo me encontraba desesperada, pensaba que tu no me querías, y estaba Jake que daba todo por mi… y lo hice sin pensarlo dos veces…
-         Shiit- la calle poniendo mis dedos en sus labios.- yo lo se, se que me amas, y lo que haya pasado ya es pasado, además igual tuve culpa si no te hubiera dejado… pero bueno lo acabo de decir. Pasado es pasado y pisado, ahora quiero que pienses en limpiar las heridas y rehacer nuestras vidas… empezando por explicarle el hecho de que Jake era un hombre lobo a Charlie que acaba de llegar…- bella me miro con los ojos abiertos de par en par yo le sonreí y bese con ternura sus labios


Ola chicas!
Bueno este es el ultimo cap ahora solo nos falta el epilogo y ya acabamos con esta historia
¿Qué les pareció? Ya se acaba chicas! demonios... llorare >(

4 comentarios:

  1. Es una pena que se haya acabado pero m eencanto este capitulo....Besos....

    ResponderEliminar
  2. NO!! MI JACOB NO!! LLORARE... por el y por el fin de esta historia, es una pena que se termine pero me ha encantado cada parte, ya quiero leere el epílogo... besos y abrazos

    ResponderEliminar
  3. nooo
    me da mucha pena que acabe,es una historia increible.
    en fin,seguro que llegan nuevas historias excelentes e igual de maravillosas que esta.
    estoy deseando leer el epilogo,besos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan tus historias, me pregunto porque no habia conocido antes tu blog, es genial!!!
    De verdad que mil gracias por escribir tan buenas tramas...
    Un beso enorme..

    ResponderEliminar

por favor déjame tu huellita en mi corazon, ya que son la inspiracion que me alimentan a seguir escribiendo xD

Visitantes recientes