mis amados lectores

sábado, 28 de mayo de 2011

rescatame de aqui


Holaaaa chicas =)
De nuevo por aquí, espero estén teniendo un bello fin de semana, les traigo un nuevo capitulo de rescátame de aquí, esta muy interesante ^^
Espero lo disfruten se les quiere arto 


Pov bella
Capitulo once: recuerdo

-          ¡Edward! – Alice y Emmett lo reprocharon pero el no quito su inquisitiva mirada de mi. Pero yo no lo tome en cuenta. Tenía muchos pensamientos en la cabeza. Alice estaba en peligro, fue mi principal pensamiento. Aro se volvería eufórico si se enterara de esto, la querría si o si a su lado, y a pesar de los pocos minutos hablando con ella no quería que pasara por lo mismo que yo.
-          ¿Has espiado mi futuro?-  le pregunte incrédula a una avergonzada Alice.
-          Es solo por precaución, además me cuesta verte, no es tan sencillo ¿Por qué? –pregunto confundida y frustrada. Yo sabia la respuesta claro… con el tiempo mis dones fueron aumentando, por lo que me había explicado aro hace un tiempo mi don de bloquear todo lo que podría afectarme mentalmente se había incrementado, no de forma física si no de cosas que no fluyen ninguna  de las dos, como por ejemplo lo de Alice. Pero no funcionaba al igual que lo otro,  aquí yo tenia que activarlo, protegerme, no era instantáneo como mi escudo habitual. Y así lo hice. Me protegí fue impresionante la energía que sentí, pude ver como me protegía, y también vi como Alice se quedaba en blanco.
-          ¿Qué paso?- pregunto con un gemido aun mirando al vacio. No pude evitar reírme. Era una risa normal, espontanea, no la risa cruel que habitaba a utilizar.
-          Pasa- insinué pagada de mi misma – que se acabo de andar espiando mi futuro sin mi consentimiento- termine con una sonrisa y cruzándome de brazos y piernas mientras los miraba. Edward y Alice estaban boquiabiertos mientras Jasper Emmett y Rosalie confundidos.
-          ¿tu hiciste eso?- pregunto Edward. sonreí
-          ¿que hiso que?- Emmett estaba frustrado.
-          Alice esta bloqueada no puede ver el futuro de bella.
-          No solo ustedes tienen dones- dije yo. Edward me sonrió.
-          ¿Cual es tu don?- Alice me pregunto maravillada
-          Dones – corregí con otra sonrisa. Edward alzo una ceja. Pero yo me arrepentí, no me convenía que supieran tantas cosas de mí – pero ya me tengo que ir.
-          Aun no tocan – salto Edward a la defensiva, pareciera que no quisiera que me fuera, de tan solo pensar la idea sonreí sin poder evitarlo.
-          Lo se pero, tengo que hacer, además podremos hablar otro día.
-          Esta tarde- proclamo Alice entusiasta.
-          Si… - dijo Emmett- así conoces a Carlisle y Esme
-          Claro… nos vemos a la salida
-          Ok adiós bella.
-          Adiós

Todos se despidieron menos Edward

-          podemos hablar- me pregunto con la vista gacha
-          lo siento Edward pero no creo que sea conveniente- los hermanos Cullen habían dejado de caminar y se quedaron mirándonos extrañados.
-           Bella lo siento mucho de verdad, yo no debí de haber reaccionado así, debí de entenderte darte el tiempo para que confieras en mi, y no haberme enojado como un niño. – dios cuanto soñé escuchar esas palabras, pero ese no era el momento.
-          ¿Ustedes se conocían?- pregunto Alice desde un poco mas allá, pero ya caminando hacia nosotros. Se me encogió el estomago. Yo me quede en silencio.
-          ¿Edward?- a esa altura habían llegado todos y nos habían acorralado en un rincón. Supe que no teníamos escapatoria.
-          Ves- lo regañe muy bajito- eso te pasa por hablar en momentos en que no debes- pero creo que no pase desapercibida ya que todos me miraron aun mas confundidos.
-          ¿Edward Anthony Cullen puedes explicar lo que esta pasando?- Alice aparento estar enojada pero la sonrisa en sus labios la delataba.
-          Mmm un poquito- susurro apenas Edward
-          ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué no nos habías dicho?- justo después de esa mar de pregunta sonó el timbre indicando el final de la hora de la comida y el inicio de las ultimas cuatro horas de clases.
-          Salvada por la campana- canturrie y pase por al lado del enorme cuerpo de Emmett- me tengo que ir a clases.
-          Ok- dijo Alice- se salvaron pero luego me tendrás que contar todo- me lo dijo como si fuese una obligación. Sonreí aun más.

Me dirigí a mis clases. La de español fue una completa tortura, bueno que clase no lo es cuando te sabes todo el contenido de memoria… estuve pensando todo el tiempo en la conversación en el comedor, debía admitir que en ese momento me encontraba en una paz espiritual que nunca pensé estar, lejos de toda maldad, y cerca de lo bueno.
Me sentía otra persona, corrección pensé,  era otra persona, y había algo que me inquietaba desde que conocía a Edward. Mi pasado. ¿Estaba preparada para buscar respuestas? Era la pregunta que mi mente se hacia constantemente.
En el caso en que no lo estuviera ¿como afrontarlo? Por que de alguna forma tenia que hacerlo, tarde o temprano.
Había otra cosa que me quitaba la tranquilidad. Edward. El se casaría y yo no sabia que hacer. Sentía que lo único verdaderamente puro que había conocido se me iba entre los dedos, cada cosa, cada mentira que decía lo alejaba mas de mi, y me desesperaba, pero tampoco le podía decir la verdad, me terminaría odiando pero tampoco me iba a arriesgar a ponerlo en peligro mas de lo que ya estaba.
Lo mejor era irme de allí, solo con mi presencia lo ponía en peligro… pero no era capaz, lo necesitaba con fervor.
¡Pero si se iba a casar!... ¿y que? Me pregunte de repente, la ley del más fuerte ¿no? No podía quedarme cruzada de brazos, mientras que probablemente el amor de mi existencia se iba con otra.
Lucharía por el, hasta que no me queden fuerzas, buscare mi pasado, desenterrare mi verdad. Y cuando llegue el momento Edward sabría todo sobre mí…
Ojala para ese entonces no sea demasiado tarde.
Al cambio de hora sali con un poco de retraso, esperaba no encontrarme con Alice en los corredores de seguro me abombaría con preguntas un poco incomodas, al fin y al cabo igual lo haría, pero quería estirar el asunto lo mas posible.
Mi última hora era educación física otra tortura más tener que lidiar con los torpes y lentos humanos pero cuando llegue a la puerta cambie de idea de inmediato…
Apenas puse un pie en el gimnasio Edward Cullen me miro, estaba allí, con una polera blanca ceñida a su musculoso cuerpo, un pantalón de deporte gris, que le hacia lucir el buen trasero que tenia… sostenía una raqueta en las manos con seguridad, mientras en sus labios brillaba una sonrisa perfecta, y un brillo singular en los ojos.
Se acerco rápidamente hacia mi, trate de cerrar la boca y que no se me notara tanto lo babosa que andaba por el.

-          Mira que casualidad- se rio suavemente, una risa tranquila y musical- ¿compañeros de equipo?- me pregunto y se notaba el entusiasmo que la idea le hacia.
-          ¿No crees que seria injusto para los demás?
-          Jajaja… no lo puedo creer- siguió riéndose.
-          ¿se puede saber de que te ríes? Podrías compartir el chiste así nos reiríamos los dos
-          No- otra risa- déjalo pasar… mejor volvamos al otro asunto. Créeme que si eres mi compañera estaré tan lento como los demás mientras estés a mi lado- aparto la mirada avergonzado, apostaría lo poco que quedaba de mi vida, a que si hubiera sido humano se hubiera ruborizado.
-          Esta bien, accedo a ser tu compañera- camine hacia los camarines y el me siguió- pero… con una condición.
-          ¿Qué condición? – pregunto como si no le importara, daba la impresión que haría cualquier cosa por estar conmigo. Y eso me gusto y mucho.
-          Que me cuentes por que te reías hace un rato.
-          De acuerdo- se rindió- no se si te diste cuenta pero has cambiado, no querías ser mi compañera al principio por “los demás” así los llamaste, no como sueles hacerlos en plan de “ellos” o “humanos” o sea lo que quieres decir que los estas tomando en cuenta. Se que quizás era una escusa para no tener que darme una negativa rotunda. Pero igual lo haces instintivamente- la verdad es que si me había dado cuenta y me sorprendía que la idea no me molestaba, incluso me hacia sentirme un poco mejor, mas humana, menos monstruo
-          Mira que eres perspectivo tu- sonreí- ok me voy a cambiar.

El uniforme de gimnasia era igual para todos, solo cambiaban un poco los modelos, el pantalón de las mujeres tenía una raya blanca que moldeaba toda mi cadera y caía hasta los pies recorriendo toda mi pierna… la polera era ajustada hacia resaltar esas partes que la hacen ver a uno mas interesante.
Edward ya estaba organizándose con el profesor para los equipos, crucé el campus, fijándome en la atracción que despertaba en los demás hombres, niños mejor dicho, tal como un depredador a su presa. Me di cuenta que estaba pensando igual de pesimista que Edward e intente fijarme en el. Que justo en ese momento volteaba a verme.
Si su reacción era igual a la que yo tuve momentos antes. Trágame tierra. Había sido muy notoria.
Me miraba con un destello único en sus ojos. Había una pizca de lujuria si, pero era mas que eso, era una mirada que decía “es mía” sentí un cosquilleo en el estomago, y un escalofrió recorrió mi columna provocando un estremecimiento involuntario. Camine hacia el decididamente. El aun me miraba con unos ojos penetrantes, negros…
El ambiente cambio, vi otros ojos, no eran los mismos, pero se veían diferente, estos eran mas asesinos, hambrientos, me miraban con odio, y sentí pánico por aquellos ojos, ya no estábamos en el gimnasio si no en una aula, llena de niños, llovía, y los ojos que me miraban eran los de Edward. Y yo me sentía indefensa, desprotegida, sentía miedo…

-          ¿Bella?- la voz de Edward me llamo desde la otra punta del gimnasio.

Había recordado, que cosa no se, pero era verdad, yo conocía a Edward desde antes, en otro pasado, en otras circunstancia muy distintas, cuando era humana
¿Por qué había recordado?
¿Por qué ahora y no 120 años antes?
Sali lo mas rápido posible de allí, estaba angustiada, alterada, me sentía fuera de control, mejor alejarme de todo humana.
Me adentre a los bosques y corrí, corrí y corrí.
Sentía una presión en el pecho, como si quisiera llorar, pero no sabía como hacerlo.
Seguí corriendo, y mis instintos me indicaron que Edward venia detrás de mi, corría muy rápido.
Me dio alcance muy rápido, me agarro desde la cintura y me apretó contra un árbol, intente zafarme pero no pude, me rendí. Y lo abrace por el cuello, escondiendo mi rostro en su cuello, y solloce, lo había descubierto, descubrir como liberar descargas negativas.
Edward me abrazo por la cintura y me apretó fuerte contra su pecho, tratando de llenarme de fortaleza.
Me sentía segura en sus brazos, a pesar de recordar el como me había mirado 120 años antes.
Sabia que no me haría daño, y que estaría allí para siempre, conmigo, sabia que el me ayudaría a descubrir la verdad oculta en mi pasado.


        ♥Espero me dejes un comentario, son muy importantes para mi 

4 comentarios:

  1. Wowwww me ha encantado, ya quiero ver que pasa, y lamento no haberme pasado antes por aquí, pero eh estado enferma y alejada del Internet, de modo que aquí estoy poniéndome al día con tus fantásticas historias y dejándote mi huella.

    sigue así!!

    Atte: Lit Black - antiguamente Lit - Lycan XD

    ResponderEliminar
  2. OMG fascinante mi niña estubo genial este capitulo y que bueno que Edward este siempre con ella alli...Besitos...

    ResponderEliminar
  3. por dios!
    bella comenso a recordar estuvo increible y ya me puse al dia con los capis espero el otro !!!
    by

    tami!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno... Creo que es el fic de Lemons más moral que me he encontrado XD

    Este habla de amor, de bondad y no se separa tanto del estilo original de Twilight, mientras que otros fics "Tipo Lemon", son generalmente porquerías, no hablan más que de sexo y más sexo, claro, al final Bella y Edward terminan "amándose", y lo digo entre comillas porque su relación sigue siendo estrictamente física. Al final se casan en casi todos, claro, pero cortan la historia hasta ahí. ¿Quién dice que no se separan unos años después? yo pienso que una relación no funciona así. Tu estilo es muy diferente, sigue siendo directo, pero diferente. Creo que me has convencido. un fic de Lemons que no pierde la inocencia propia de Twilight jaja, me encanta. Sigue escribiendo.

    ResponderEliminar

por favor déjame tu huellita en mi corazon, ya que son la inspiracion que me alimentan a seguir escribiendo xD

Visitantes recientes