mis amados lectores

martes, 17 de mayo de 2011

rescatame de aqui!

Bueno chicas aun siguen mis problemas con el madito Internet o.o espero lo vallan a arreglar de momento estoy en un ciber…
Espero estes bien y aquí les traigo un capi nuevo mas largo. Espero les gustes un beso gigante !


cap once: los cullen 
pdv bella

Me dejo allí sola, enfadada y con el corazón estrujado… se había ido. Una vocecita en mi cabeza preguntaba con desesperación ¿Por qué me preocupaba tanto por eso? Que mas me da si el se va, o se queda, o si se casa… estuve repitiéndomelo constantemente durante toda la noche, y durante todo el fin de semana. Pero algo me decía que no era tan fácil, era nueva en esto. Me debatía y resistía a admitirlo pero ¿admitir que? ¿Qué Edward Cullen me había vuelto completamente loca? ¿Qué me sentía como una chiquita asustada? ¿Qué de pronto me había llegados unas ganas enormes de salir de allí corriendo?  Y peor aun admitir que el lugar al que quería ir no era precisamente Italia.

Aro llamo a las dos horas después de que quedara el desastre. La verdad me enfureció su llamada, por su culpa todo había salido mal, por su culpa estaba como estaba, siempre alejándome de todo lo que me hacia feliz… me acobarde de ese pensamiento, y me estremecí al saber que al final igual lo sabría, cuando regresara ¿Por qué algún día tenia que volver no?

-          ¿Se puede hablar?- ahora pregunta pensé con ironía
-          Si aro si se puede.
-          Bien- silencio- ¿Qué paso?
-          Nada paso-respondí secamente y cortante
-          ¿Cómo que nada?-pregunto ya un poco molesto- por lo que me diste a entender estabas con uno de los Cullen, debo manifestar mi admiración, has sido muy rápida, ninguno de los vampiros a los que había mandado se les han acercado tan solo un poco, y mira tú en tan solo unas horas los conquistaste- me quede en silencio, ojala lo hubiera conquistado tan solo un poco, pensé mas melancólica que antes, ojala hubiera sido capaz de despertar aunque sea un poco mas de interés en el, en cambio lo único que conseguí fue que se fuera, que huyera de mi por mis mentiras y engaños.
-          No aro, no quiero elogios, todo salió mal luego de tu llamada- intente quitarle el veneno de mi oración al final, para que no se diera cuentas cuando de aquello me afectaba.
-          Cuéntame lo que paso- esta vez su voz había perdido el matiz de entusiasmo anterior.
-          Me encontré con Edward Cullen- al pronunciar su nombre se me estrujo el pecho- a tan solo una noche de haber llegado, hablamos un poco, me conto sobre su familia nada de importancia, me conto que se casara con una tal Tanya- mi pecho ardió- luego me pregunto por mi familia y yo le dije que no tenia, me ofreció ayudarme a buscar un apartamento en Forks ya que me estaba quedando en un hotel de sttele. Estábamos hablando- omití la parte del acalorado beso- luego llamaste tu, y yo te mencione como presunto padre, se enojo y se marcho por haberle mentido- termine con un nudo en la garganta.
-          ¡Demonios!- maldijo una y otra vez- esta bien- me dijo cuando se hubo tranquilizado- pero en tiempo en que estuviste con el no te conto algo sobre algún don de la familia- me calle y acobarde, si le mentía lo sabría apenas me tocara, pero aun así sabiendo los riesgos y consecuencias posibles le mentí
-          No aro, nada,  solo me dijo sus nombres- el suspiro, al cabo de unos segundos hiso un comentario que me dejo paralizada
-          Te noto diferente, estas distante- este aro era increíble, lo notaba incluso por vía telefónica
-          No aro no me pasa nada, solo que me siento decepcionada de mi misma. – lo ultimo era verdad
-          ¡Vamos vida mía! Has hecho un excelente trabajo, estoy orgulloso de ti, solo trata de conseguirme aunque sea un poco de información y serás adorada por todos como la diosa que eres, tranquila el trono te espera, ahora debo colgar Heidi ha llegado con  la comida, adiós querida.

Ni siquiera me moleste en despedirme simplemente apreté el botón de apagado. ¿Por qué ya no encontraba satisfacción en las palabras de aro? ¿Por qué ya no me importaba que me idolatraran?
La verdad me costaba trabajo admitir que todo lo que me estaba pasando fuera producto de Edward, aquel vampiro bueno, que tan solo en un día logro filtrarse en mi.
Durante el fin de semana tuve que ir a matricularme al instituto de Forks, la recepcionista me atendió de muy buena gana y me deseo suerte.
Ya estaba inscrita en el instituto, tenia un apartamento rentado, solo faltaba esperar a que se dieran las cosas por si solas.
El fin de semana se me hiso eterno quería verlo, aunque fuera a la distancia y sabiendo que el no me quería ver a mi.
El lunes por la mañana me encontraba ansiosa, nerviosa. Con los nervios a flor de piel, parecía cualquier humana adolecente, encaprichada por su primer amor de adolescencia.
Conduje hasta el instituto, fui una de las primeras en llegar, estacione el auto y salí, me había memorizado el mapa el día anterior, por lo que no anduve dando de tumbos por el establecimiento y me fui con paso firme a mi salón de literatura, que era la clase que me tocaba, el profesor me hiso presentarme, para mi desgracia, y todos lo niñitos del salón me quedaron mirando embobados. Eso no mas me faltaba, pensé sarcásticamente. El día paso rápido, durante los cambios de clase pude interceptar el olor a vampiro por todo el instituto y el olor de Edward también, que era único. No me atreví a seguirlo, de solo pensarlo se me revolvía el estomago.
A la hora de almuerzo pude localizarlo al fin, se sentaba en una mesa al rincón con toda su familia, eran mas hermosos de lo que se veían en las fotos incluso para ser vampiros, me senté lo mas lejos posible mientras intentaba mantener una visión del periféricamente. Y me sumergí en mis pensamientos. No podía seguir así, tenia que irme de allí y luego, volver a Volterra a donde pertenecía, seguir con mi vida, seguir matando para vivir, y vivir para matar. Pero me reusaba, no quería, algo de mi había surgido… o despertado. Pero de solo pensarlo me deprimía. Sentía que ese no era mi lugar, no quería seguí matando mi alma, seguir envenenándola con odio, venganza, muerte.

-          ¡hola!- susurro una voz cantarina y entusiasta a mis espaldas, pegue un salto, estaba tan sumergida en mis pensamientos que no sentí su llegada- para ser vampira eres bastante despistada- volvió hablar con el mismo timbre de voz tan energético que hasta te levantaba el animo. Me di la vuelta. Alice. Estaba detrás de mí con una sonrisa enorme en el rostro, y detrás de ella estaba todo el clan Cullen incluyendo a Edward. Al verlo algo se estremeció en mi. Yo sonreí pero a Alice.
-          Hola. – susurre apenas.
-          ¿Nos podemos sentar?- pregunto con los ojos brillante ¿a que iba tanta emoción? Me pregunte confundida
-          Claro- Se sentaron todos, Edward no me quitaba la vista de encima su mirada era inescrutable, tanto que me hacia sentir nerviosa.
-          Yo soy Alice- canturreo- el es Emmett, Rosalie, Jasper y Edward. – me los presento en todos vi una radiante sonrisa menos en Edward. Eso me entristeció pero no por ello lo daría a demostrar.
-          Yo soy mariana González- me molestaba usar ese nombre. Edward miro hacia otro lado disgustado, más bien enfadado. Me pareció como si Jasper también se hubiera enfadado pero no estaba segura
-          Eh… -Alice me miraba con unos ojos que no supe interpretar- ¿mariana? – pregunto extrañada- juraría que tu eras bella la chica que desapareció hace 120 años- trague en seco y Edward me miro con una ceja alzada, se veía increíblemente sexy, ¡concéntrate bella! Me recrimine.
-          Prefiero no hablar de eso ahora- no lo iba a negar mas, aunque me llamara bella eso no era una prueba que era una Vulturi.- Edward no lo podía creer que no lo hubiera negado pero Alice al menos me entendió.
-          Ok… hablemos de otra cosa- si que me caía bien, presentía que nos llevaríamos bien.
-           Sabes… ¿te puedo llamar bella aunque sea de sobrenombre?- me lo pensé un rato.
-          Esta bien- susurre resignada total a mi tampoco me gustaba el otro nombre.
-          Gracias- sonrió- como decía, me causas mucha curiosidad, sobretodo tu historia, pero no puedo ver nada sobre eso, solo vi que no eras una amenaza- estaba confundida
-          ¿Qué? ¿de que hablas?- mi corazón muerto reacciono ante la respuesta procedente de otra voz
-          Alice puede ver el futuro, ese es su don- Alice sonrió ante mi cara de perplejidad y admiración. -   ella ve el curso en que sucederán las cosas, depende de las decisiones, si la persona cambia de decisión el transcurso de la historia cambia, y parece que tu has tomado muchas decisiones cambias y vuelves a cambiar. Desapareces en las visiones y vuelves a aparecer ¿Qué escondes?

<<>><<>><<>><<>><<>><<>><<>><<>><<>><<>><<>> 

Les gusto??

4 comentarios:

  1. dios esta Alice si que es fascinante dejo sorprendida a Bella ....Sigue asi...Besos..

    ResponderEliminar
  2. wooouuuu me e ncanto jeje como todos lamento no aver podido comentar jeje pero si las lei eeeee solo k he tenido muchas cosas en la cabeza k no tenia animos de nada pero leer me relaja y aqui estoy de vuelta jeje mas fuerte k nunca y ya sabes soy fiel a ti jeje me encanto y espero con ansias el proximo cap bye tqm

    ResponderEliminar
  3. como no me va a gustart karito!!!! madre mia!!!! es flipante!!! Xd el giro que toman las cosas!!!!!!!!!! ya sabes que apenas llego a casa miro tu blog corriendo para ver si haz actualizado!!! XD jeje espero el proximo!!! gracias por compatir tu talento!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola karito espero estes bien amiga
    el capitulo quedo genial Alice le da ese toque divertido se pone mejor
    espero el proximo

    ResponderEliminar

por favor déjame tu huellita en mi corazon, ya que son la inspiracion que me alimentan a seguir escribiendo xD

Visitantes recientes