mis amados lectores

miércoles, 6 de julio de 2011

rescatame de aqui!





cap quince: reflexiones

Al parecer hablaba enserio, en sus ojos se reflejaba la sinceridad. El seria capaz de dejar a su prometida por mi, por que de verdad me amaba como yo a el.
Tuve un loco impulso de decirle que no se casara que se quedara conmigo pero como dije fue solo un  “loco impulso” ¿De qué serviría? De absolutamente nada, yo era una Vulturi, siempre lo seria, no por que no hubiese cambiado, o porque sencillamente tenia el alma negra. Pero una vez dentro era muy difícil salir, era como la mafia para los humanos, sobretodo cuando yo era un tesoro tan preciado para aro, ni aunque hubiera enloquecido me dejaría ir. A parte se suponía que yo había cambiado, y si le pedía a Edward que no se casara, seria un acto claramente egoísta. ¿Quién era yo para venir y quitarle a la tal Tanya el amor de su vida? Aunque ni siquiera la conocía sentía lastima por ella. Por otro lado, si es que llegase a ocurrir de que Edward me eligiera a mi, a pesar de yo no habérselo pedido, tendría que desnudar completa mi alma frente a el. y revelarle mi mayor secreto, mi identidad. El  nombre de Isabella Vulturi nunca llegaría a sus oídos, y como dije anteriormente primero muerta.



-         umm- hiso un gesto pensativo luego de un minuto en silencio- parece que no te agrada la idea de tenerme para siempre a tu lado. – por dios este hombre no sabia lo que estaba diciendo, era la cosa que mas deseaba, pero como tal imposible.
-         No es eso... – respondí temerosa ¡Demonios no quería lastimarlo y menos perderlo!
-         ¿Que es entonces?- pregunto ya con el ceño fruncido. Pero lamentablemente tenia que hacerlo, el no se merecía a alguien como yo, cualquier mujer seria mejor para.
-         No quiero que canceles tu boda- me miro perplejo y pude ver en sus ojos como le dolían mis palabras- no me malinterpretes por favor- rogué, al ver la tristeza en sus ojos quise decir la verdad hasta cierto punto. Le acaricie la cara con la palma de mi mano- te amo- susurre y una sonrisa se dibujo en su rostro- pero no es suficiente- la sonrisa se congelo- yo no te merezco, Edward soy un monstruo.
-         Todos lo de nuestra especie lo somos bella- me exaspere.
-         ¡Yo soy aun peor! Edward yo he vivido por matar, toda mi vida es oscura, matar para vivir, matar para comer, matar por venganza, matar por seguir. Matar para avanzar. Tu crees que estas enamorado de mi pero no me conoces, si supieras lo cruel que he llegado a ser correrías aterrorizado de mi- el me miro de una manera dulce alargo su mano y acaricio mi rostro.
-         Tu eres incapaz de hacer mal a nadie- las mejillas se me volvieron rojas… pero de rabia ¿Es que acaso no entendía? Quite su mano de un manotazo y de nuevo la tristeza de ser rechazado se reflejo en su rostro.
-         Edward no entiendes. Tu mismo lo dijiste hace un rato, desde que me conociste viste que yo tenia odio en mi mirar... no soy la santa paloma que crees que soy.
-         Pero has cambiado- insistió.
-         ¡Pero no es suficiente! Edward... – dios no podía creer lo que iba a hacer- esto tiene que acabar.
-         No- lo dijo tan firme que me congele.
-         Edward no te quiero en mi vida- cada palabra mas lo lastimaba y yo me daba cabezazos internos por eso. Su dolor era mi dolor- yo soy quien soy, tengo que dejar de aparentar lo contrario, además me gusta como era, estaba mejor así que ahora.
-         Estas mintiendo- afirmo pero se vio la duda en su rostro.
-         No, en el fondo sabes que no estoy mintiendo, antes todos me tenían respeto, ahora me siento vulnerable y no me gusta, soy una mujer libre Edward, no me gusta amarrarme a un hombre, me gustas si, pero como dije hace un rato, no lo suficiente. Yo soy como soy y no cambiare. Ahora te pido que por favor te vallas de mi apartamento. 
-         No puedo creer lo que me estas diciendo.
-         Pues empieza a creerlo por que es verdad.

Se me partió el alma en dos al verlo levantarse de la cama.

-         ojala te arrepientas, ten siempre presente que te estaré esperando, solo trata de no demorarte demasiado- quede con la boca literalmente abierta. Camino hacia la puerta de la habitación- ah y por cierto no te creí nada de lo que me decías, quizás tengas razones que no me quieres decir, y lo entiendo te dije que quería que me contaras la verdad cuando estuvieras lista, y lo repito ojala no demores tanto.

Y sin más se fue.
¡Ahí dios que había hecho! Estuve a punto de salir corriendo a su encuentro, pero a punto, luego me arrepentí cuando escuche la voz de la conciencia (que pocas veces me hablaba) diciéndome que era lo mejor.
Solloce como una niña prácticamente toda la noche, hasta que comenzó a vibrar mi celular, lo mire y era Aro. Trate de respirar y comportarme de la forma más normal posible, bueno normal para aro, de seguro quería información, tendría que pensar muy bien en lo que le diría.
-         ¡Aro!- trate de sonar lo mas entusiasta posible, aunque sollozar toda la noche no ayudaba mucho
-         ¡Querida mía! Cuanto te he extrañado- me reí- ¿Cómo estas vida mía?
-         Perfectamente. ¿Y tu? ¿Cómo están las cosas por allá?
-         Bueno... Normal, pero nada es lo mismo sin ti.
-         Gracias aro- de verdad me sentía elogiada.
-         Y dime corazón, ¿alguna novedad?...
-         Bueno... ayer conocí a toda la familia Cullen, son muy interesantes, sobretodo Carlisle. Pero no he sabido nada de dones, bueno a excepción de Emmett que tiene un don natural que es su fuerza, por lo que pude observar, Carlisle es el centro del aquelarre sin el no son nada, el entrega sabiduría la cabeza, Esme es lo sentimental la consideran como su mama... son todos dones naturales es lo que hace que el aquelarre se mantenga unido- me di cuenta que sonaba como si los admiraba, cosa que era verdad, pero eso no debía de enterarse aro- en fin puras cursilerías y esa estúpida y desagradable forma de vida, alimentándose de animales- bufe, y rogué que aro se lo tragara.
-         Jajaja- soltó una de sus típicas risas- bueno entonces ¿Piensas que no hay peligro?
-         La verdad es que no... los considero como una familia de humanos, es eso lo que ellos mas desean y por lo que luchan día a día... – otra risita.
-         Bueno entonces quedo tranquilo, por lo visto no hay peligro, por lo tanto lo mejor es que te regreses a Italia, té extraño hija mía- me congele, yo no quería volver.
-         Bueno yo también los extraño un montón, pero si no te importa me gustaría quedarme un poco mas, asegurarme ya sabes, me gusta hacer bien mi trabajo- aro callo un minuto, cosa que me puso de los nervios.
-         Ok... como quieras, aunque trata de no demorarte demasiado.
-         Por supuesto lo único que quiero es volver, y dejar de ser la vampira buena- mentí. Aro volvió a tener su voz de alegría.
-         Me alegro cariño, bueno ahora te corto, llegara Heidi con la comida.
-         Buen provecho- simule una sonrisa, mientras me estremecía, pobres humanos, me sorprendí a mi misma pensando así.
-         Adiós Bella.
-         Adiós Aro.

La línea se corto y suspire tranquila... ahora tenia que planear mis pasos con mucha precisión, sabia perfectamente que cuando estuviéramos en persona, aro sabría toda la verdad con tan solo tocarme. En ese caso tenia cuatro opciones.
Primera: volver a ser como antes, mostrarle a aro mis pensamientos, y pedirle perdón por mentirle, confesarle que me había enamorado como una tonta, y que por ello le había mentido, en ese caso, aro acabaría con los Cullen en un abrir y cerrar de ojos, y seguramente yo iría al frente como siempre aniquilando a los que había que aniquilar- sentí una fuerte presión en el pecho y un escalofrió me recorrió la columna. Pase rápidamente a la segunda opción.
Segunda: irme, huir, podría protegerme con mi escudo y demetri no podría encontrarme, pero en ese caso aro sospecharía y de una forma u otra terminaría averiguando el secreto de los Cullen aunque fuera por el.  En ese caso mis protegidos terminarían muertos- otro escalofrió.
Tercera: Quedarme con los Cullen, contarles la verdad, pedir perdón y protegerlos de todo, aunque tenga que pagar con mi vida... el problema era Edward. ¿Me perdonaría?
Cuarta opción: volver con los Vulturis pero impedir que aro lea mis pensamientos, eso quiere decir dos cosas. O mi ejecución cosa que encuentro dudosa ya que soy muy preciada para aro, y la otra que es como volver a la segunda opción, aro sospecharía y intentaría encontrar el secreto de los Cullen sobre viento y marea...
¿Qué hacer?

Ola chicas!!
Bueno espero les haya gustado este capi…
¿Qué creen que hará bella? O que le aconsejan?
Espero sus comentarios chicas que son muy importantes para este corazoncito!

2 comentarios:

  1. OMG pero que tonta Bella como lo deja ir asi a Edward aunque es dificil tomar una desicion sabiendo que ella es una Vulturi y eso esta dificil,me encanto el nuevo capitulo....Besitos...

    ResponderEliminar
  2. me encanta!
    cada historia tuya me fascina.
    ojala que bella se quede con los culen y los proteja hasta el final,seguro que alguna salida encuentra para ser feliz junto a edward.

    ResponderEliminar

por favor déjame tu huellita en mi corazon, ya que son la inspiracion que me alimentan a seguir escribiendo xD

Visitantes recientes